Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

28 octubre 2012

La MONTESA TEXAS.- 1ª Parte

MONTESA TEXAS 175

Esta fué mi primera "gran moto". Ahora parece una exageración eso de "gran moto", pero en 1972 y con 19 años para mí sí que lo era. Mi anterior moto era una Vespa 75 de la que conservo un imborrable recuerdo, porque fue la moto que me permitió iniciarme en esta afición-pasión que es el motociclismo, pero el salto a la Montesa fué impresionante.

(Foto de: revistademotosdeayer.com)

Era un modelo clasificado entonces en la categoría "Todo-Terreno" y estaba derivado del modelo insignia de Montesa que era la Impala. Cuando me la compró mi padre ya estaba descatalogada (estuvo en el catálogo de 1966 a 1971) y el modelo que la sustituyó fué ni más ni menos que la King Scorpion. Mi padre me puso entonces el límite de 125 cc, así que la moto que yo quería era la Bultaco Lobito 125, pero entonces Bultaco tenía desatendido el mercado nacional (se dedicaba casi en exclusiva a la exportación a USA). 

Estuve buscando la Lobito durante unos meses, incluso escribí a la fábrica pidiendo la moto (igual que ahora, que encuentras todos los modelos donde quieras y las marcas se dan patadas por vender) y ni siquiera me contestaron. Así que buscando, buscando, encontré la Montesa en el Servicio Oficial de Jerez y convencí a mi padre para que me la comprara, pese a ser una 175 cc.

Recuerdo todavía el momento en que la recogí de Castro en Cádiz. Era una mezcla de emoción, alegría, miedo y yo que sé más. Al principio pensaba que me quedaba grande y que nunca iba a poder hacer en las curvas las virguerías que hacía con la Vespita.

Mi primer paseo por el campo

Las diferencias con respecto a la Impala estaban en la horquilla delantera, en el guardabarros delantero elevado de aluminio, en el escape elevado que obligó a modificar el chasis en el lado izquierdo para dejar pasar el tubo hacia atrás. También llevaba un neumático de tacos detrás y uno esculpido delante (como el trasero de la Impala). 




El motor daba algo menos de potencia, para aumentar el par a regímenes más bajos que el modelo de carretera para darle más empuje en situaciones difíciles en campo. También el desarrollo era algo más corto por el mismo motivo. También existió una versión de 250 cc. Con esta cilindrada se fabricó prácticamente para el mercado USA donde se denominaba Montesa Scorpion. En total, su producción apenas alcanzó las 200 unidades por lo que es un modelo muy cotizado actualmente. Por cierto, creo que "mi moto" está ahora en El Puerto de Santa María.
La Texas en su ambiente




Muchas partes del chasis y los soportes de los reposapiés, del faro y del guardabarros delantero estaban agujereados para darle más ligereza, pero sobre todo creo que era un "detallazo" de los diseñadores o un guiño a la ligereza como se dice ahora. También el chasis en la parte baja tenía incluido un protector del carter que le daba un aspecto muy todoterrenero.

El resultado era una moto muy manejable y ligera, que en zonas de curvas plantaba cara a motos de mayor cilindrada (bueno a las 250 que había entonces) y a pesar del poco recorrido de las suspensiones, también iba muy bien en campo, tanto si eran pistas como en campo a través.

Por el lado derecho es menos vistosa, pero puede comprobarse la belleza de un diseño sencillo.

En esta foto, puede verse el precioso tubo de escape y la curvatura del chasis.
Un anuncio (en esta caso de la SCORPION 250) en una revista americana



Foto de un catálogo de la Texas
Continuará... 

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.