Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

10 abril 2011

Da una vueltecita con tu moto... y alegra el alma.

Has desayunado con la radio, todo es hablar de lo mal que está la situación.

Luego llegan los problemas del trabajo. No tienes y el fin del desempleo está cerca. Tienes, pero cada vez hay más recortes de sueldos y empleados.
En casa revisas las facturas, intentas encajar el mismo puzzle de todos los meses: pago esto, y esto otro, esto tendrá que ser para el que viene... Habrá que eliminar esto y esto...

Te plantas ante el ordenador, intentas pensar qué escribir, qué contestar... muchos lamentos, muchas angustias... así no hay quien escriba.

Y entonces vuelves a pensar en ella. Los neumáticos están para cambiar hace ya muchos kms. El aceite, lo mismo. El kit de transmisión apenas aguanta otra tensada más. Y el depósito, a medias. 
A medias... suficiente para una pequeña vuelta.
¿Por qué no?

Bajas a verla. Ahí está, con una fina capa de polvo... esperemos que arranque bien. Un par de toques y con un irregular ralentí toma vida. Cierras la chaqueta, ajustas el casco, te pones los guantes. Y das gas.

El recorrido, corto y simple. A ver como van las obras de ampliación de la autovía cercana. O a darle la vuelta a la nueva urbanización del pueblo de al lado... esa que se ha quedado sin terminar. Quizás a intentar descubrir a donde lleva esa sendita que ves cerca de la vieja fábrica desde hace años. O una vuelta por esa zona que tanto te gusta, donde empalmas un buen puñado de curvas. Quizá un paseo por la ciudad hasta la tienda con inmenso escaparate donde ves atender a sus clientes esa persona que te llama tanto la atención...

Así pasas el rato, un rato corto, en un recorrido corto... ¿quince, veinte, quizá treinta kms.? Apenas tres Euros de combustible. Apenas un poco más de desgaste.
Pero notas que ha valido la pena. Tu alma nota que ha valido la pena. Paz, tranquilidad, euforia.
Subes a casa, después de acariciar a tu compañera, y te pones delante del ordenador:


Nueva entrada:
Date una vueltecita con tu moto... y alegra el alma.

Has desayunado con la radio, todo es hablar....






Relatos a la luz de una pantalla continúa aquí:

Patrullando con la Guardia Civil de Tráfico

3 comentarios:

Voro dijo...

Magnifica reflexión, Miguel.
¿Quien no ha sentido esto cualquier Domingo del año?

Recuerdo que una de mis mejores salidas de los últimos años fue hace 1 mes, mas o menos.

Me apeteció coger la XR solo por el placer de dar una vuelta.... duró media hora, solamente.

Fui a visitar a mi amigo Manolo Lucky, sin mas. Que a gusto estaba, y que buenas sensaciones sentí.

Sin pretensiones de ningún tipo, y sin ir con el cuchillo entre los dientes. ¡¡¡Genial !!!

Transtwin dijo...

Como la vida misma Miguel.....

ESCARPIAS dijo...

Asì es chaval...asì es...

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.