Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, por su aportación

10 octubre 2018

BMW R 80 G/S Africa Shox: cuando el aroma del Paris-Dakar original viene de Sudáfrica...

Hace ya años que el Paris-Dakar abandonó el peligroso continente africano para trasladarse al más poblado sudamericano, pasando a ser "el Dakar" a secas (aunque tampoco llegue a la capital de Senegal). Con las motos ha ocurrido algo parecido: de aquellas simples, grandes y cargadas de combustible dakarianas, que necesitaban sobrepasar con creces los 500cc y que no era raro que fueran bicilíndricas, hemos pasado a las complejas, ligeras y endureras 450 actuales, motos que apenas superan los 140 kg y que llegan sin miedo a superar los 60cv con sus evolucionados motores refrigerados por agua y alimentados por inyección electrónica. 



Pero aquellas antiguas motos del Paris-Dakar, aquellas que nos maravillaron con su volumen, potencia y aspecto desértico, no han dejado la consciencia de muchos todoterreneros con ganas de llevar la aventura a mucho más que un enduro mañanero. Y para que veáis que es un sentimiento global, aquí os enseño una preparación que viene del extremo más al sur de África: Ciudad del Cabo. La moto, como no podía ser de otra forma, una icónica de mediados de los ochenta: la BMW R 80 G/S que Auriol y Raiher llevaron a la victoria durante cuatro
ediciones.


Venga, nos trasladamos a los suburbios de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde vive Mark Johnston. Compró una BMW R 80 G/S de 1982 en un estado que no era muy bueno, pero eso a Mark no le importó: iba a desmontarla y hacerla a su gusto por completo. 
Empezó por el motor, que envió a Volker Schroer para que lo desarmaran, comprobaran y rehicieran de nuevo... y ya de paso subieron la cilindrada a 1000cc utilizando material Siebenrock, válido para gasolina sin plomo. Los carburadores fueron ajustados al nuevo material y a la capacidad de respiración que dan los colectores Scorch y el silencioso Akrapovič.

En la parte ciclo vemos también muchas modificaciones. La horquilla es una WP de 48mmø proveniente de una KTM EXC 525, pero modificada para el nuevo cometido con válvulas y muelles distintos, ajustados por Custom Valve. De ellos es el amortiguador artesanal basado en material WP, que actúa en un basculante alargado diez centímetros. Las llantas también son nuevas, con una trasera algo más ancha para poder montar neumáticos de 140mm. Los frenos son actuales... poca broma en eso.


En la parte trasera del chasis vemos un subchasis totalmente artesanal, hecho para esta moto en concreto. En él está incluido el portabultos, como llevaban las motos del Dakar. En el asiento se usó la base original, pero recortada y adaptada para poder incorporar el guardabarros trasero, de aspecto muy ochentero. Se usó gel como material absorbente y se llevó a tapizar a los especialistas de Alfin. El tanque de combustible es el "replica P-D" que realizaron los preparadores de HPN. La pantalla es recambio original BMW usado en sus R 80/100 GS (las que inauguraron el cardan articulado) pero adaptado a su desmontaje rápido con gomas. El guardabarros delantero es también de aspecto clásico y todo está pintado con inspiración clara de las motos oficiales que corrieron el Paris-Dakar, pero con un elegante cambio a negro-blanco que me parece precioso.


Como podéis imaginar, esto es "lo fácil"... luego hay cientos de pequeños detalles: tijas de horquilla artesanales por Black Silver Customs; soporte y caballete lateral artesanales y con distinta ubicación; estriberas más anchas y largas; palanca de freno modificada; manillar ProTraper Evo instalado en elevadores artesanales; velocímetro Acewell; espejos plegables; protectores de manos y cilindros; faros LED supletorios; protector de cárter; bolsa de herramientas en el guardabarros... Detallitos de los que quitan horas pero mejoran sobremanera el resultado final.


Lo mejor de todo es que si os gusta Mark, después de rodar más de 4.000 kms de pistas sudafricanas con ella, la vendió... y se dedica a realizar otras idénticas aprovechando la experiencia adquirida. Así que si te apetece tener una, sólo tienes que buscarlo por Facebook. La preparación dakariana que está haciendo de una Husqvarna 701 seguro que también gusta...


 



Adaptación libre de un artículo de BikeExif. Fotos de Devin Paisley.






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡Pedazo moto bonita!!! :-O

Voro dijo...

No se que tienen estas BMW Dakar, que me parecen irresistibles. Tienen un aspecto rudo, indestructible, que me encanta.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.