Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, por su aportación

15 septiembre 2015

Mash Scrambler 400. Una moto honesta y sencilla, que no pretende engañar a nadie.

Esta es una de esas motos sencillas. Una moto intemporal en la que la estética o las prestaciones pasan a un segundo plano. ¿pero si esas dos cosas no importan, que nos ofrece esta moto? ¿no son las dos cosas mas importantes?


Pues no amigos/as, hay ciertas motos en las que no importan estos factores. Las cifras mareantes de sus prestaciones, y ni siquiera su linea mas o menos agresiva, por cierto cada vez mas "manga", tiene cabida en las motos como la que hoy nos ocupa.

Imaginad que estáis en una zona rural, en la que no siempre os podéis encontrar con las mejores condiciones posibles en el terreno que pisáis.... algo de barro, tierra y asfalto. Siempre a ritmo tranquilo, porque lo que necesitáis es un medio de transporte, (como somo moteros: una moto) sencillo y con un toque de clase. Y si encima tenemos gustos clásicos, que tenga una estética retro, pero eso si, con componentes modernos y carentes de los problemas que tenían las motos que la protagonista de hoy intenta imitar.

Ahora imaginad que vivís en una zona de costa, en la que se estila mucho ir de terraza en terraza, y lo que necesitas es una moto diferente, para que llame la atención, y como te subes y te bajas mil veces de ella, que sea bajita y con un manillar ancho, porque es absurdo ir con semimanillares en esas condiciones. Muy "chic" y diferente, "coooool"

Como veréis en los dos ejemplos anteriores, este tipo de moto si que tiene cabida en el mercado, y no son artefactos inservibles, sin ámbito práctico de utilización.
Quienes gustamos de las motos clásicas, o neoclásicas, no podemos negar que hay motos mil veces mas prácticas y apropiadas para los dos ejemplos que he puesto. Pero hay algo en lo que yo me fijo mucho, como motero veterano.... en el alma de las motos. En su honestidad.....

Hay motos que trascienden mas allá de los sentidos, y tiene alma.... Esta Mash intenta ostentar ese privilegio, y lo consigue a medias, porque ni su historia, ni su origen le hacen acreedora a ello. Sin embargo si que derrocha la segunda virtud que os he comentado antes. Es una moto honesta.
Esta moto no va a ser una matagigantes, ni es un lobo con piel de cordero, en ninguna de las circunstancias moteras posibles. Es una moto que no engaña...no te va a defraudar aparentando algo que no es. Es lo que ves y ofrece lo que te enseña. Sin mas.... y sin menos.

¿Que te ofrece esta Mash? Una moto sencilla, sin complicaciones, con arranque eléctrico, y una arquitectura de motor que no os voy a comentar siquiera, porque es la misma que sobrevive desde hace decenas de años. Con 27'6 cv y 154 Kg de peso, tampoco va a asustar a nadie.
Os va a transportar de manera correcta, sin aspavientos, sin pediros mucho a cambio. Digamos que con una leve personalidad.... me explico. Una Triumph Scrambler tiene tanta alma que si te quedas en silencio, podrías escuchar como te habla.... esta sin embargo se ha disfrazado de corsaria, con un disfraz comprado en una tienda de "todo a un eulo".

Es una moto que me gusta, pero que probablemente no me compraría nunca, si os soy sincero.
En lo que se han pasado mas de siete pueblos, es en el precio. Una moto como esta no puede costar 5000€ + costes de matriculación, aunque ahora creo que hay una oferta de lanzamiento.

Si queréis mas información, podéis visitar la web de Mash, pinchando aquí.

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.