22 febrero 2018

CON EL "A DE PLATA" EN EL BOLSILLO. 59- Cincuenta años de Vespino: un pequeño homenaje

Miré un día la fecha del carnet de conducir, y me di cuenta que hace más de veinticinco años que aprobé el permiso importante, "el de moto", el A (en aquella época, A2). Así que me he propuesto daros un poco la brasa y contaros manías y anécdotas que me han ocurrido durante este tiempo. ¿Hasta cuando?... no lo sé, según me vaya acordando (algo difícil con este cerebro cada día más reblandecido que tengo)... o cuando digáis basta...

59- Cincuenta años de Vespino: un pequeño homenaje
"La curva del Cementerio"... en una época en la que el casco no era obligatorio
El lunes escuché divertido un "especial Vespino" que hicieron en el programa de radio Herrera en Cope. Anécdotas, por supuesto, contaron muchas sus "fósforos" (forofos en lenguaje herreriano). Como trabajaba no podía llamar para contar alguna anécdota, pero aquí sí puse aquel "muchas caídas en un solo día". Con mi Vespino SC (que siempre fue de 50cc, pese a los kits de 65cc que abundaban por Valencia) trabajé de mensajero, viajé por la provincia a ver carreras o amigos/as, rodé por montaña, hice trial (que sí, que sí.... 😅😅😅 ), rodé en el "circuito de la Fuente del Jarro", lo gripé varias veces, aprendí mecánica (total el llevarlo empujando a un conocido cuando intenté instalarle un variador Tecnomoto sin éxito), rompí varios cables de velocímetro cuando le añadí un tubarro Metrakit "con bala"... que luego sustituí por un bote de cerveza Guinness 😄 , iba a las discotecas, se lo robaron a mi hermano, volvió a aparecer... Vamos, que tuvo mucha mucha vida y nos enseñó "a movernos" a mi hermano y a mí.


Voro y yo con el F9 de carreras de entrenamientos que preparamos para las Vespino Series
Pero eso fue en 1984 y 85. Al año siguiente llegó la Vespa, luego la Suzuki 500, la TDM, la Bultaco... el Vespino y lo que significó quedó a un lado. A un lado hasta que en 2007 Salva "Voro" y yo paseamos un rato después de una comida en el camping... que bien nos lo pasábamos corriendo en cross-clásicos, que económico era, que caro es hoy en día participar en cualquier competición, deberían haber carreras fáciles, baratas para aficionados... De ahí salieron las Vespino Series, primero con el nombre -que no ayuda- de un moto-club, luego Vespino Series by Voromv. Se trataban de "entrenamientos libres" de dos o tres horas en que, por equipos, se rodaba con Vespinos en circuito (algunas veces mixtos tierra-asfalto). Luego "se comentaba quien había dado más vueltas". Fue divertido al principio, cuando todos íbamos más o menos de serie, en nuestro caso con un F9 que me regaló Jaime, el dueño de un desguace. Luego... pues entre que el moto-club no ayudaba nada ("yo es que vengo a correr" era el slogan de prácticamente todos), que cada vez se
trucaban más los Vespinos, que cada vez se rodaba más rápido, que cada vez era más peligroso... lo dejé. Primero yo, luego Voro "soltó la cuerda" y dejó que "las Vespinos Series" acabaran muriendo. Pero fue un reencuentro con aquel noble, económico y divertido Vespino, que dejó antes y después grandes recuerdos. Aquí una pequeña colección de fotos de mi participación en "las Series":



Falló mi Vespino... pero ManoloMk10 y nuestro llorado Llimoner me hicieron un hueco en el primer "Vespi-Motard"
Mi última carrera, con Voro lesionado y Zape... a punto de lesionarse 😅




"A de Plata" sigue aquí: 

60- Montesa 648 evolution (2): Suspensiones RCX by Vicente "Carxata"






2 comentarios:

alguien dijo...

¡Qué tiempos aquellos! que con 4 duros se montaba una carrera de motillos de serie. En mi pueblo (de Málaga) también se hacían carreras de ciclomotores, de vespas, había carreras de cross a cada poco... y los participantes eran muchísimos. Y el público era impresionante en cantidad.
Avisábamos al ayuntamiento, nos daba permiso oral (sin papeleo de ningún tipo), enviaba a un par de "municipales" para controlar un poco y listo. Los amigos de cruz roja llegaban con una ambulancia. El amigo del desguace ponía vallas y ruedas, el que tenía la vaquería traía un camión de paja que repartíamos junto a las farolas y árboles, etc. y así entre unos y otros, casi sin tener que comunicarnos, montábamos una carrera en un polígono industrial.
Había facilidad para hacer cosas, no costaba un dineral como ahora, había libertad. Increible que tenga que decir eso, pero en los 80-90 había libertad en gran medida, no estábamos controlados y explotados.
Saludos.


MiguelXR33 dijo...

A Voro hacer aquellos "entrenamientos libres" le costaba un poco bastante más porque prácticamente lo hacia todo él solo, pero fue también mágico ver como, de la nada, surgía algo tan sencillo, tan simpático... y sobre todo tan divertido.

Gracias por compartir l3

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.