15 septiembre 2017

¿Es realmente necesaria un gran R para divertirse? ¿Y porque no, con una humilde Kawa Ninja 250?


Los veteranos siempre sostenemos que no es necesaria una gran deportiva para pasarlo bomba. Sin embargo los jovencillos no nos creen....

Aún recuerdo con claridad, el repaso que nos dio una humilde Honda CG 125 en la legendaria carretera de Montanejos (provincia de Castellón). El tipo no iba bien equipado, su moto tiraba humo por el escape (malo, malo en una 4T), pero no pudimos con él, con el consiguiente bochorno por nuestra parte....
No soy un piloto extraordinario, pero tampoco me considero un tuercebotas. Pero aquello fue una demostración para mi, por primera vez, de que la humildad es íntima amiga de la eficacia.

Kawa Ninja 250. Pequeña, pero matona.
Esta "batallita" viene a cuento para confirmar lo que a su vez nos demuestra el protagonista de este vídeo con su Kawasaki Ninja 250 en, nada mas y nada menos, circuito de Laguna Seca.
Si observáis bien el vídeo, os daréis cuenta que mientras las R comienzan a frenar, el tipo dela Ninja 250 aún sigue con el gas a fondo. También es destacable, como abre gas mucho antes, y dentro de la curva.

Pero no se si os habréis dado cuenta que en el vuelta a vuelta, la distancia se mantiene con los otros pilotos. La deducción es clara: sus tiempos por vuelta, son similares.
Pese a lo que pueda parecer, cuando le arrasan en las rectas, el tiempo que gana en las frenadas, y en las curvas, le hace mantener las distancias. Aunque también he de reconocer que la Kawa está muy bien llevada.

Curiosamente se produce un efecto similar cuando un "eRRero", coge una Trail por primera vez, y es capaz de ir muy rápido sin darse cuenta de ello. He podido verlo en varias ocasiones, ante la incredulidad de su ocasional piloto.

Recuerdo cuando con mi bien recordada Suzuki Djebel, lleve con la lengua fuera, a un buen amigo, durante un buen rato, con su GSXR 750, bien armada. Yo no tenía la sensación de estar haciendo nada especial, ni pensaba que iba rápido, además la moto rateaba en altas, porque ya le tocaba un reglaje de válvulas, pero detrás de mi iba oyendo el ruido de las deslizaderas......   otra batallita.

En los tiempos que corren, de dura crisis, y dados los condicionante que tenemos con la DGT, cada vez es mas evidente, que no hace falta tener una gran R. Son realmente rápidas y fascinantes, pero sus exigentes motores y su peso, hacen necesaria una conducción exquisita y estresante para poder sacarles partido. Y por supuesto en distancias cortas, porque en las largas, acaban por agotarte.

Pero claro, tenemos que vencer la idea de que lo pequeño no es "Cool", o que una moto humilde es menos, que las de los demás.

No hay mayor placer en la vida de un motero, que batir a motos muy superiores con una máquina claramente inferior. La sensación de plenitud, es orgásmica.

Recordad esta fórmula: Poco Peso + Dulce Entrega De Potencia = Efectividad.
Os lo dice un veterano.
.

3 comentarios:

Carlos Notario dijo...

Yo soy uno de los veteranos (59 tacos) que he escogido como animal de compañía una pequeña Inazuma 250. No solo disfruto de una conducción que exige sacar a relucir todo lo aprendido en 40 años de experiencia, también disfruto de su simplicidad y de lo poco exigente que es su fácil mantenimiento.
No me corto ni un pelo, viajo, salgo de curvas y disfruto de hacerle el mantenimiento básico con pasmosa facilidad.He hecho un Valencia Experience en 2015 y un par de veces Pirineos y el pasado Julio un Valencia-Andorra-Valencia en el dia,870 km de una tacada. Aún así todavía hay quien piensa que una 500 es poca moto para empezar.
Saludos

Elmer Homero dijo...

Seamos sinceros: las motos grandes solo sirven para una cosa: presumir. Inutiles en el dia a dia, ridiculamente caras de mantener (y de obtener), voraces como un auto (a veces hasta mas), y potencialmente mortales, son un desperdicio donde de nadavsirve que sean capaces de alcanzar 300 kilometros por hora, cuando si vas a mas de ciento veinte vas preso (o pagas una multa equivalente a tu sueldo mensual). No se, con los años (muchos) me he dado cuenta que son para adolescentes que quieren sentirse muy grandecitos o para hombres que quieren compensar cierta parte chiquita de su cuerpo...

MiguelXR33 dijo...

A ver, yo también doy mi opinión.

Hace unas semanas os conté mis sensaciones llevando una -magnífica sin duda- Honda CB 250:
http://www.voromv.com/2017/05/con-el-de-plata-en-el-bolsillo-54-la.html

Desde entonces he vuelto a hacer unos centenares de kms. con una BMW R 1200 RT y ayer mismo con una Honda Transalp 650 (gracias Vicente) con mi novia como compañía.

He de decir que la Transalp me convenció plenamente: cómoda, buena en curvas, motor suficiente... válida para el presupuesto que tengo. Pero no nos engañemos, cuando probé la Africa Twin 1000
http://www.voromv.com/2017/06/entre-manillares-y-tubarros-voromv_10.html
era mejor en todo: más freno, mucha mejor estabilidad... y sobre todo más motor. Eso sí, como en la BMW, un motor poderoso pero fácil de usar. Sin control de tracción, no le hace falta. Potencia al puño sin titubeos, con músculo... tanto abres, tanto tienes. Nada de histéricos motores RR de rapidísima subida de vueltas y sonido a más de 10.000rpm que envenena tus oídos y te invita a roscar más. Yo hablo de motores llenos, que no te exigen más y más.

Eso es lo que yo echo en falta en una moto de pequeña cilindrada. Para mí a partir de 500cc y 40-45cv "ya tienes moto", te permite una velocidad "de coche", adelantamientos dignos y encima son fáciles de llevar y mantener. Eso sí, mejor 80-100cv... no voy a pedir más. Pero no menos de esos 500cc que te permiten dar un golpe de gas y salir de un apuro. Con una moto pequeña viajas, curveas o simplemente te desplazas con dignidad apenas teniendo 250cc... pero no me gusta ir mirando todo el rato el retrovisor porque voy "molestando", no quiero ir detrás de un camión o autobús y, sencillamente, no poder adelantarlo sin tardar una eternidad. Repito que se puede, y es tan digno como con 200cv. Pero yo, con mi tamaño y peso, y después de lo que he vivido, quiero un poco más... me conformo con una Transalp 650 y sus dignos 60cv. Pero si pudiera tendría los 95cv de una Africa Twin 1000. Hasta ahí, no más. Pero no menos. Porque siento más miedo, voy más "vendido", con una moto que apenas hace 120 km/h que con una de 250 km/h. Con la rápida yo decido a qué velocidad quiero ir. Con la pequeña no. Y eso para mí es un problema, EL problema. Así que ni calvos ni con siete pelucas: ¿que tal entre 60 y 90cv?

Mi opinión, ni más ni menos.

Miguel

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.