02 febrero 2016

La revista Motociclismo pasa a ser quincenal. ¿El declive de la prensa escrita? ¿Ha perdido su Mojo?

Hace unos días pude leer en mi "Feedly", a través de RSS, que la revista Motociclismo pasa a ser quincenal. La noticia me dejó un mal sabor de boca tremendo, pues inmediatamente me vino a la mente, que era una medida desesperada por mantener la difusión tradicional de prensa en papel.

Como podréis deducir, no soy lector actualmente de esta revista, aunque os confieso que fui de esos que casi esperaba al repartidor en la puerta del kiosko, para recoger la revista manchándome la manos de tinta fresca.
El motivo por el que dejé de leerla fue el mismo que tenían otros amigos que también fueron fieles lectores. La progresiva falta de pasión, seguramente no por parte de los trabajadores que la confeccionan, si no de la que transmitían al leerla.

Recuerdo los tiempos en los que la revista fidelizaba a sus lectores con aquel grandioso concurso llamado Dream Team Motociclismo, con el que todos formábamos equipos para el Mundial y en los que carrera tras carrera mirábamos nuestra puntuación con avidez. Por cierto, en VOROMV lo hemos intentado, pero nos hemos topado una vez mas con el muro de la poca participación, y del odioso: "si yo lo veo, pero nos escribo nada...."

Eran tiempos en los que Internet era un medio para visionarios, y que estaba en sus principios. Yo creo que nunca nadie pensó que pasado el tiempo, pasaría por encima de todos los demás medios con tanta chulería y contundencia.
Pero en aquellos tiempos veíamos pruebas en la revista, que nos llamaban la atención, por locas y absúrdamente maravillosas. Recordáis aquella desorbitada Kawasaki ZZR 1100 midiéndose contra el AVE, y además ganándole. No fue un artículo muy ortodoxo ni políticamente correcto, pero enganchaba....

Legendaria portada, con la prueba mas absurda.
También habían locos maravillosos, y técnicamente extraordinarios, como nuestro muy llorado Cesar Agüi, que, para quien no lo sepa, invento las Moto2.... en el año 1997. Leer sus pruebas y artículos técnicos, era sumergirte en un modo de ver la moto.... como una compañera, y no como un objeto de consumo. No se como explicarlo.... era mas parte de nosotros. No era una herramienta, era nuestro complemento, que nos permitía alcanzar las metas que nos proponíamos.

Lo he comentado mucho con Miguel..... las revistas de la moto en este país, han cometido casi todas el mismo error... se han vuelto frías y carentes de sentimiento.
Los publirreportajes de hoy en día califican a las motos siempre maravillosas, y tened por seguro que nunca calificarán a alguna como si fuera un hipopótamo bailando a la luz de la luna. (Noyes dixit... ¿por Dios, donde estas Dennis?)
Lees las pruebas, y nada te incita a desear el objeto de las mismas. Lo mismo da que se pruebe un Scooter de 125, que una RR. Transmite la misma frialdad.

Creo que todo viene de cuando los grandes grupos europeos de prensa escrita, comenzaron a reducir costes, haciendo el mismo articulo para todas las revistas del sector que dominaban, tan solo traduciéndolo, y sin tener en cuenta lso gustos de cada uno de los países donde se publicaban. Un escandinavo, os garantizo que no tiene el mismo gusto motociclista que un latino, por mucho que quieran.

La falta de originalidad, y la nula capacidad de sorprender a los lectores, han dado como consecuencia, el abandono de estas revistas, por parte de sus lectores mas acérrimos. Ese es un lujo que ningún medio debería permitir.
La calidad, y la opinión de autor, también han dejado de existir. Por lo tanto, si al final voy a leer una monótona y neutra descripción de una moto, y a ver sus frías cifras de rendimiento.... pues mejor me voy a la web del fabricante.
Y vaya, en algunos casos han probado una moto, y en su afán de mostrar imágenes espectaculares, no han realizado ni una solo foto de perfil o de frente. Solo vemos descolgadas absurdas con el señor que conduce mostrando una postura imposiblemente exagerada (que no estamos tontos), pero en ningún momento vemos a la protagonista de la prueba con imágenes claras ¿no se dan cuenta de ello?

En fin.... no creo que esta decisión sea la correcta, pues entramos en un bucle que solo llevará al desastre: "como no vendemos, reducimos la calidad y el numero de artículos.... con lo que vendemos cada vez menos"

La Moto, que pasaba por ser la publicación de calidad dentro del grupo editorial, y dedicada al público mas maduro, ya hace tiempo que es insulsa y carente de interés. De hecho hay veces que al acabar de leerla, dices: "Vaya tela, si es que no hay nada interesante" Y en mi caso, y lo que es peor, a veces no la leo, o la leo pasados varios días. Quien me ha visto.....
Si Motociclismo tiene problemas, La Moto debe estar en las últimas.

Espero que solo sea un repliegue táctico, como una especie de paso atrás para coger impulso...... aunque me temo que nos es así. En todo caso, les deseo suerte, y que sepan encontrar el camino correcto. Aunque me temo que lo que han perdido es.... como diría el gran Austin Powers, es su Mojo.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo pensaba que era yo, pero veo que no, que no soy yo, yo sigo teniendo la pasión, pero no la encuentro en ninguna de las grandes revistas de nuestro país. Lo mismo que has dicho de Motociclismo, se puede aplicar a Solo Moto, ahora es una división de una empresa mayor que solo busca rentabilidad, ya no transmiten pasión. Dejé de comprarla hace varios años, después de estar comprándola desde el número 1, ahora tengo todas empaquetadas y almacenadas en el trastero. Saludos.

Anónimo dijo...

Opino lo mismo desde hace tiempo que las revistas han perdido el interés y la información , yo me compraba la revista para saber cual moto era la mejor ... Ahora son publireportajes todas son buenas o que.
También hecho de menos los coleccionables yo tengo unos cuantos.
Incluso tengo una revista la moto del 94 donde sale comparativa de las enduro donde las comparaban y señalaban sus defectos y me impactó los comentarios del tipo 300 2t ... Tal marca.... Es brutal no la recomiendo para principiantes motor brusco y difícil de llevar ... Esto en mi celebro se traducía en COMPRA ������ COMPRA

Anónimo dijo...

Exacto compañeros, yo también pensaba que era yo el que había perdido la pasión, pero no. Recuerdo con añoranza atosigar al quiosquero preguntándole, ha llegado ya, ha llegado ya?. Había algo indescriptible en aquellas revistas, en las que uno podía sentir la pasión por las dos ruedas aunque solo fuera en papel para aquellos que tardamos en tener una de verdad.
¿Os acordáis de José María Torres Acero? Otro fenómeno!
Por cierto yo muy de vez en cuando compro alguna, pero la verdad es que son meros catálogos sin pasión por las motos.
Saludos.

MiguelXR33 dijo...

Otro que, lo siento, no se asombra... y peor, no lo lamenta. Yo tengo todos los Solo Moto 30 de sus primeros diez años largos, y miles de revistas entre Motociclismo y La Moto (creo que me faltan unas doce... por cierto, que tiempos cuando gané el concurso de las Mil preguntas del número Mil). También tengo una centena larga de MotoVerde... de los de los 80, los de la mitad de fotos en blanco y negro, mucha letra y poca imagen.

Era de los que leía con avidez lo que escribía Juan Porcar, Santi Díaz, Pepe López, Vic Monllau, los hermanos Moreno de Carlos o los grandiosos Max Oxley, Alan Cathcarth, Dennis Noyes o mi llorado "primo de Madrid" César Agüí. Ellos te transmitían una magia, un sentimiento... que hacían que me subiera a mi sufrida Vespa 200, o a mi graciosa Suzuki GS 500, o a mi extraña Yamaha TDM 850 con ganas de aprender más, de notar más... Con Noyes o Agüí aprendí a "sentir" la moto, a que si se mueve de delante es problema de atrás, a tratar a las motos "como señoras finas", a cómo se ajustaban las suspensiones (gloriosa tabla que nos regaló César en su La Moto), a amar el Dakar, las 24 Horas, la Baja y a valorar como se merece cualquier piloto que se atreve a jugarse la vida por nada más que el amor al motociclismo, al que se moja por ir en moto en vez de en coche, el que sufre en un viaje sabiendo que tendrá su recompensa, al miedo que se tiene en los límites de la lógica... todo eso, TODO, lo aprendí con ellos y otros como ellos. Las revistas tenían alma, los probadores tenían alma... de ellos incluso aprendí a tener mis colores de casco (Porcar, Diaz, López, Noyes, Cathcarth...).

Pero en la última década larga las revistas dejaron de ser para amantes de las motos a enfocarse para compradores de motos... un error gravísimo como se puede ver. Los amantes de las motos las queremos todas, las vemos todas hermosas con sus virtudes, con sus defectos. El comprador de motos sólo quiere que le digan que la que él quiere es la mejor... y punto. Y eso han hecho. Recuerdo cuando comenzaron a hacer aquellos "Master Test" de RR's, enduro y cross. Leías y leías, veías los tiempos, los comentarios de los periodistas... y luego ganaba otra que no tenía nada que ver con lo que habías leído. Y peor, nunca te dejaban claro porqué esa era la ganadora. Las pruebas de las motos comenzaron a ser publireportajes copiados de las páginas de prensa de las marcas ¿los retrovisores se veían bien? ¿daba poca o mucha luz? ¿donde estaba la tabla de desarrollo de cambio? ¿subía bien al caballete central? ¿la bocina tenía honor para tal nombre... o era un vulgar pito? ¿el asiento del pasajero, sus estriberas, eran cómodas? ¿tenían ganchos para pulpos?

De todo eso NADA. Como mucho el extenso catálogo de piezas que te vendía la marca... y que llevaba la moto de pruebas. Claro, sólo había que ver que el periodista probaba una moto y llevaba equipamiento de esa marca... y en las siguientes pruebas también ¿Comprado por unos cientos de euros? Seguro que no... pero eso parecía. Se acabaron los monos de cuero con el logotipo de la revista (¿los recordaís?), se acabó el que un periodista llevara "sus colores"... imposible si cada mes tiene que lucir un modelo y marca distinto. Todas las motos eran perfectas, ya no podías "leer entre lineas" si la estabilidad no era buena, si era dura como una piedra o si andaba mucho menos de lo que decía la marca. Todas buenas. Todas.

MiguelXR33 dijo...


Por todo ello los amantes de las motos, los enamorados, fuimos dejando las revistas, atraídos por los cantos de sirena de internet. Algunos periodistas lo vieron claro, otros siguieron con lo mismo, con su "todo es bueno". Además internet nos abrió la puerta a los simples aficionados, los mismos que fuimos despreciados por las revistas. Pudimos primero opinar, luego escribir con tranquilidad, sin más pretensión que ser leídos por nuestros afines, los amantes de las motos. En Voromv apenas hemos ganado dinero para hacer unas camisetas, unas pegatinas y regalarnos los libros de Cinta Americana. Me da igual si me leen cinco o cinco mil... voy a ser igual de pobre al día siguiente. Sigo "arrastrándome" con mi particular Suzuki Garbí 750 y Voro con su Fazer de chasis de hierro (la buena). Ni se nos ocurre que nos llame una marca para que probemos sus motos, ni vamos a las tiendas de Valencia (donde no nos conocen) a pedir motos para testear. Somos simplemente como tú... que por cierto si quieres estás invitado a escribir aquí. Ese contacto es el que perdieron con sus revistas, el contenido se lo dieron a los compradores de motos, no a los amantes de las motos... y si no se venden motos RR, si apenas se quieren scooters y motos económicas ¿para qué quieres una revista? ¿Ahora cómo vas a lograr que volvamos los enamorados, desengañados durante décadas?

En fin, termino con el rollo. Ojalá, y lo digo de corazón, que las revistas Solo Moto y Motociclismo pasen el bache y vuelvan a ser lo que deben ser, semanales. Pero para ello los periodistas deben de dejar de ser "currantes" y decir claro lo que sienten, qué es lo que notan... y si la marca se enfada ¡su problema es! Deben de volver a contactar con el enamorado, no con el que quiere una "Kasuhonya 600" y que una vez haya leído que es muy buena, la mejor, dejará de comprar más revistas. Sólo así lo lograrán, porque aficionados, amantes de las motos, hay a miles.

Suerte Motociclismo.

Anónimo dijo...

No pasarán su bache.
Las revistas ya no son mas que un catalogo publicitario donde, en la mayoría de los casos, ni prueban los productos (las motos si, pero guantes, cascos y demás, no)
Simplemente esperan lo que los caiga por publicidad y listo, que no es poco, no olvidemos que son una empresa.
Yo las sigo comprando porque no tengo fuerza de voluntad, pero cuando veo una prueba de "Un mes con..." y la han hecho 200 kilómetros me da, como mínimo, risa.

Magnum dijo...

La verdad es que coincido al 100%, yo me enamoré del mundo de la moto leyendo aquellas pruebas de Dennis, ó la crónica de sus 24 horas de Montjuic, la deliciosa prueba de la Yamaha SRX 600 de Jose Codina en SoloMoto, ó de la Transalp, y las comparativas entre por ejemplo una Dominator y una CBR600 por diversas carreteras, Augusto Moreno de Carlos, Cesar Agui, Torres Acero, transmitían pasión. Ahora aburren sobremanera. Todas las motos son buenas, por poner un ejemplo mi F800R era en la prueba de la moto una delicia de suavidad por ciudad en marchas cortas, y pega unos tirones en segunda que no veas. En fin, poco porvenir les veo. Me gustó mucho un ejemplar de Fórmula Moto que compré hace poco, con esa igual repito, pero es difícil de encontrar...
Enhorabuena una vez más por el blog y V'ssss.
Magnum

Anónimo dijo...

Has dado en el clavo totalmente, MiguelXR33.

¿Recordais las pruebas de Codina, Noyes, Monllau, Porcar, etc.? ¿los relatos del Dakar de Porcar? ¿las pruebas recorriendo Europa con una XS400, una SR250, el viaje de Codina a Cabo Norte en una Ducati SS, años después con una XJ, la prueba de Noyes del último modelo de la Metralla GTS, etc.
Antes te emocionaban las pruebas de cualquier moto de carretera, campo, circuito, etc. todas eran estupendas, esas pruebas de motos "salvajes" como la Suzuki Yoshimura Stage 3, (o algo así), eran brutales, te contaban las cosas y te imaginabas tú mismo sintiéndolas encima de la moto, te ponía los pelos de punta...
¿Recordais saludar a las motos que te encontrabas?
Antes éramos motards, moteros... y hoy son motociclistas, personas en moto.
Hay mucha diferencia.

No sé si estamos quejándonos y resulte que el problema es la edad :D :D :D
Me parece que la mayoría peinamos canas desde hace muuucho tiempo (los que tengan pelo).

Anónimo dijo...

JAJAJA Veo que no soy el único que guarda las revistas en el garaje.
Totalmente de acuerdo con vosotros y añado: ¿acaso no se trata de la evolución (negativa) de la sociedad? Y puedo citar varios factores:
- Empleo de mano de obra barata y/o baja cualificación. Fotografías y textos sacados del manual del becario.
- Cada día perdemos el alma en el afán consumista que nos posee. Menos restaurantes y más MacDonald. Menos "Tocata" y más "operación Triunfo". Todo dirigido a un público que se le conquista por las apariencias y no por la esencia (habéis visto la publicidad de motos relacionadas con la aventura...). ¿A quien le importa si la rueda delantera es de 19 o 21"?
- Quien haya podido comparar la prensa nacional con la de otros países civilizados se podía hacer una idea de lo que se podía esperar.
- Desaparición de la técnica-mecánica de las páginas. Todavía recuerdo dibujos del motor de xj 600 cortados para deleite de los lectores.
- etc...

Por estas y muchas razones nos leemos en esta página. Y gracias le sean dadas.

Alumnos instituto monzon dijo...

La verdad es que añoro muchísimpo aquellas secciones de la revista "prueba a fondo", donde Noyes y otros nos obsequiaban con sus conocimientos o "50.000 kilometros con....". Mientras no recuperen ese espíritu y dejen de ser fieles servidores de las marcas, pues la revista no funcionará. Yo soy asiduo de Morociclismo desde que era mensual y del Solo Moto, desde el numero 1 de 1975. Hay que ver como han cammbiado- para peor- Hasta que estas revistas no pasen de nuevo a manos semiprivadas y con amor a la moto, no esperemos nada de ellas.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.