19 noviembre 2012

200 Millas de IMOLA 1972

Creo que nunca una sola carrera ha tenido tanta historia como la 1ª edición de las 200 Millas de Imola. Recordamos Campeonatos y Campeones y quizás alguna carrera aislada en la que ocurriera algo importante, pero mitificar una sola carrera por sí misma como si se tratara de todo un Campeonato, eso se ha dado en contadas ocasiones. Y una de ellas fue la 1ª edición de las 200 Millas de Imola en 1972. Y cómo no, una de las protagonistas fue una DUCATI, o mejor fueron DOS DUCATI.

Todo empezó cuando los responsables de Ducati decidieron interrumpir el desarrollo de la 500 GP y dedicar sus esfuerzos a la nueva categoría de 750. Primero hicieron un modelo derivado de la 500 que compitió sobre todo en Gran Bretaña. 
Pero el Dr. Taglioni se dedicó a preparar la versión que iba a competir en las 200 millas de Daytona (USA), un tipo de competición muy popular en aquella época y con mucha trascendencia para el mercado americano, aunque apenas tenía tiempo ni medios para ello. Por eso utilizó el modelo de serie 750 GT con ligeras modificaciones de chasis, frenos, motor (Desmo) y por supuesto carrocería, con el característico depósito con la franja traslúcida para ver el nivel de gasolina. De hecho, sacó 10 ejemplares de la cadena de montaje para modificarlas.

Ducati 750 GT
 Pero el debut en Daytona quedó truncado porque según el reglamento AMA para las 200 millas, los modelos que competían debían estar producidos en una serie de al menos 200 ejemplares y al final de la carrera, la moto ganadora podía ser subastada... Eso era un obstáculo insalvable para Ducati, pues el modelo 750 GT llevaba poco tiempo en producción  y aún no se habían fabricado ese nº de ejemplares, por lo que se centraron en preparar la carrera de 200 millas de... Imola un mes más tarde que la de Daytona y cerca de la fábrica de Borgo Panigale. En esa ocasión, como la carrera era en casa, solventaron las claúsulas antes citadas, a la italiana...


La Ducati 750 preparada para las 200 millas de IMOLA
Para Imola, además de los italianos Bruno Spaggiari y Ermanno Giulano y el británico Alan Dunscombe, que eran pilotos habituales de la marca, contaron con el también británico Paul Smart (cuñado de Barry Sheene). El fichaje de Smart fue algo rocambolesco, pues fue su esposa la que cerró el contrato ya que Paul no estaba en casa de Atlanta (USA) cuando le llamaron. Así, cuando su mujer le relató lo que había hecho, el bueno de Paul quería llamar a Ducati para renunciar a la carrera. Afortunadamente no llegó a hacerlo.

En Ducati echaron el resto. Prueba de ello es el camión que prepararon para transportar las motos al circuito. Cuando Paul Smart llegó a Imola y vio el montaje que había preparado Ducati, pensó que los italianos iban en serio en sus intenciones de vencer en la prueba y se alegró de haber venido. 
El camión del equipo Ducati en Imola



Nada más llegar dio unas cuantas vueltas al circuito e hizo algunas indicaciones a los mecánicos (neumáticos y estriberas) y tras una segunda tanda ¡batió el record del circuito que tenía Agostini con la MV 500 de GP!




Paul Smart en acción
En los entrenamientos oficiales, Smart y Spaggiari hicieron los mejores tiempos de la parrilla ante la sorpresa general y la alegría del equipo Ducati.





Y en la carrera, las Ducati dominaron completamente, alternándose en la cabeza de la carrera Smart y Spaggiari llegando así a las postrimerías de la misma. No había órdenes de equipo y al parecer, habían acordado que si quedaban 1º y 2º los premios se repartirían a partes iguales entre ambos pilotos por lo que se suponía que no habría una lucha encarnizada por vencer. El ganador podría llevarse el equivalente a unos 9500€ que en aquella época era un "fortunón" (calculo que unos 250.000€ de ahora) y si a eso le sumamos el premio del 2º y lo dividimos entre dos, pues sigue siendo una cuantía importante lo que se llevaron ambos pilotos. Además el ganador recibiría otro premio adicional por parte de Ducati: la moto ganadora sería para él con la condición de competir con ella.

Spaggiari (9) y Smart en plena lucha

El caso es que llegaron a la última vuelta intercambiando sus posiciones e incluso la moto de Spaggiari empezó a "ratear" por falta de gasolina. Aún así entraron en meta separados por unas décimas de segundo con Smart por delante y tras él un cabreado Spaggiari que se lamentaba por haber perdido la carrera en el último momento. Luego se dieron cuenta de que si la carrera hubiera durado una vuelta más... ambos habrían abandonado ¡por falta de gasolina!


Legada de las 200 millas con Smart vencedor y Spaggiari pisándole los talones

Entre los vencidos estaba nada más y nada menos que Giacomo Agostini con una MV Agusta 750 derivada del modelo de serie (incluso llevaba cardan) que no pudo hacer frente con semejante trasto (para correr en circuito se entiende) ante las ligeras Ducati. Pero Ago era Ago y se mantuvo en 3ª posición, pero un problema de motor le hizo abandonar cuando estaba recuperando algo la distancia que le sacaban las Ducati. Por cierto, las bicilíndricas alcanzaban 272 km/h mientras que la MV sólo 225 km/h. Además el circuito de Imola en aquella época no tenía las chicanes que luego pondrían de moda los Fórmula 1, aunque sí había curvas lentas que favorecían también a las Ducati por su buen par a bajo régimen para salir de ellas.

El promedio del vencedor de la carrera fue de 157 km/h y la vuelta rápida de 161 km/h (obtenida por Smart, Spaggiari y ... ¡Agostini! conjuntamente).

El resto de la temporada unos cuantos ejemplares de las motos preparadas para Imola compitieron en Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña e incluso en Sudáfrica.

Ducati quiso rentabilizar la imagen obtenida con esta victoria, poniendo en producción la 750 Sport

Ducati 750 Sport

Además también quiso poner a la venta una Imola Réplica, pero no fue hasta 2 años más tarde cuando lo hizo en forma de 750 SS.

Ducati 750 Super Sport
Nota: Este artículo está basado en el libro L'Histoire de DUCATI del belga Marc Poels, considerado el mayor experto en DUCATI. La publicación del artículo en este blog no tiene ningún ánimo de lucro, sino más bien el dar a conocer esta obra. No obstante, si el autor o el editor del libro lo juzgan oportuno, retiraré este artículo del blog.

3 comentarios:

MiguelXR33 dijo...

Espero que no te lo creas demasiado después de lo que te voy a decir pero...


... que gusto da leer tus artículos. Y eso que estás empezando aquí, que cuando te sueltes... l3

Jaime Barrigá dijo...

Gracias pero el mérito es de Marc Poels. Yo hago un pequeño resumen (y traducción).

Jaime Barrigá dijo...

http://ducati-sud-belgio.be/2.0/index.php?option=com_content&view=article&id=102:lhistoire-de-ducati&catid=13:news-actvite&Itemid=41

Esa es su web

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.