30 octubre 2012

La DUCATI DESMO 500 (española) 1ª Parte

Ésto no pretende ser una historia exhaustiva de la DUCATI DESMO 500, sino simplemente unos comentarios complementados con algunas fotos propias y otras ajenas, sobre una moto que fue muy popular en España a finales de los 70 y principios de los 80 del siglo pasado.

 La DUCATI DESMO 500 fué uno de los últimos modelos producidos en España por MOTOTRANS (licenciataria en España de la marca italiana DUCATI). Estaba basada en la DUCATI TWIN 500 que era un modelo con el que MOTOTRANS quería reverdecer laureles y fabricar un modelo entonces considerado de gran cilindrada que posibilitara un número de ventas suficiente como para hacer de nuevo rentable la empresa.



Ducati 500 GTL italiana


A su vez la TWIN 500 derivaba del modelo italiano 500 GTL. Pero la TWIN resultó un fiasco para MOTOTRANS. Además de tener un motor algo ruidoso y que vibraba mucho, dio muchos problemas de fiabilidad pues no engrasaba bien los árboles de leva y se produjeron muchas roturas. 







Ducati 500 Twin de Mototrans
Por todo ello, MOTOTRANS sacó a la venta la DUCATI DESMO 500 derivada de la TWIN, pero con otro chasis (de doble cuna abierta) y un diseño mucho más deportivo. También el motor sufrió o mejor habría que decir disfrutó de unas mejoras importantes. La más espectacular fue la nueva culata con distribución DESMODRÓMICA (de ahí su denominación DESMO) aunque también se mejoró la lubricación de esa culata añadiendo un radiador para la refrigeración del aceite que también formaba parte del nuevo circuito de lubricación. Esta DESMO 500 derivó a su vez de la 500 DESMO italiana, aunque la superaba en belleza. 
La 500 Sport (Desmo) italiana
La DESMO 500 española (de Mototrans)

Se comercializaba en dos versiones que se distinguían simplemente por el manillar, uno más deportivo (en la foto) y otro algo más turístico.






(Nota: las fotos anteriores están obtenidas del libro "L'Histoire de DUCATI" del belga Marc Poels. Muy recomendable).
 
La DESMO la conocí "en directo" en un viaje al GP de España en el Jarama en la primavera de 1978. Desde que la ví "supe que iba a ser mía" y en cuanto terminé de pagar el coche, me entrampé de nuevo y la compré a finales de octubre de ese año.
Una de mis primeras excursiones con la Ducati Desmo 500





Al principio la dejé de serie, pero en cuanto iba aumentando la velocidad a la que acostumbraba a ir con ella, le incorporé un carenado para pasar menos frío.
Pero la DESMO 500 también tuvo algunos problemas mecánicos, algunos como consecuencia de las vibraciones (algo desagradables a partir de las 6500 r.p.m.), se rompían los fusibles, se aflojaba el piñón de salida, etc pues el motor carecía de eje de equilibrado y otras por un diseño algo anticuado como el encendido.
 
Desmo 500 de 1980 (electrónica)

 Pero el motor en sí era muy robusto, por ello MOTOTRANS sacó una nueva versión con unos escapes más silenciosos (que le quitaban parte de su encanto), unas llantas tipo Comstar (desmontables), nuevos colores y sobre todo un nuevo encendido electrónico que eliminaría uno de los problemas crónicos de la 1ª versión. 

Yo lo cambié, pues los platinos me dieron algunos disgustillos. Por cierto, bastante antes que Mototrans, Motos Lara de Valencia montaba ya encendidos electrónicos a las DESMO. 

Con la DESMO hice bastantes excursiones y viajes, pero eso lo iré comentando próximamente.

(Continuará...)
 

4 comentarios:

manolomk10 dijo...

Yo tengo una de estas de un tío de mi mujer, y el encendido es el electrónico motoplat, y es de las peores cosas que pudieron hacer con el nombre Ducati.

manolomk10 dijo...

Muy bueno el reportaje.

Artroll dijo...

Según tengo entendido, el motor no lo diseño el Dr. T, sino un grupo de estudiantes de la universidad de Bolonia, y dados los graves problemas de fiabilidad que se presentaron, el Dr. T. le dió un repaso y le instaló la distribución desmo. Pero la mala fama que tenía el motor no pudo ser limpiada, a pesar de solucionarse los problemas. Es de los pocos, o el único motor Ducati bicilíndrico que no es en V longitudinal a 90º, que era uno de los dogmas del Dr. T.

DesmoAstur dijo...

No sólo tenía un problema, eran varios. Entre ellos uno que me pasó a mí y a otros muchísimos, se rompían los tetones de engranaje del piñón de la quinta velocidad, con lo cual te quedabas sin ella. Lógicamente, parar repararlo había que abrir el motor. Unas 20-25.000 pesetas del año 1985, un dinerillo para la época.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.